Tecnología

El futuro de la conexión inalámbrica

En algunos países la conexión a internet es tan común que prácticamente en cualquier lugar hay redes inalámbricas abiertas y disponibles para cualquier usuario. Y no sólo esto, si no que la calidad del servicio es muy buena y ofrece velocidades de conexión estupendas dentro de los parámetros internacionales.

Hoy, en México, las condiciones para que esto suceda no están dadas, existen una serie de leyes y restricciones que limitan la explotación de este negocio a muy pocas empresas que dadas las ventajas que poseen no se preocupan por nivelar sus estándares. Puesto en otras palabras, hoy en día cuando contratamos el servicio de internet para nuestro hogar tenemos alrededor de 4 compañías que nos ofrecen el servicio, sólo una de ellas ofrece conexión de 2000kbp, que quizá el simple número no nos diga mucho, pero es lo más rápido que hoy podemos “navegar” en los hogares mexicanos. Japón conecta a 60 000 kbps (30 veces más rápido), España, México y Grecia son los tres países con conexión  más lenta en el mundo y México la más cara si tomamos en cuenta el precio por kb.

No podemos pensar que esta será nuestra realidad por mucho tiempo, la conexión a internet no es solamente entretenimiento, en muchos casos, es un factor fundamental para la competencia de las micro, pequeñas y medianas empresas frente a las grandes corporaciones. Es también, potencialmente un medio extremadamente barato para ofrecer servicios de comunicación, incluidos los de telefonía, radio y televisión hasta comunidades aisladas y de difícil acceso. El módem inalámbrico que tenemos en casa nos cubre aproximadamente 80 metros cuadrados, ahora imaginemos un aparato de esos con mucha mayor capacidad y colocado estratégicamente, podría dar servicio a un grupo importante de personas con un sin fin de beneficios de acuerdo a las necesidades de la población. En potencia la idea es muy buena y existen ciudades y comunidades rurales en las que ya se aplican tecnologías similares para distintos fines.

La cuestión ahora es reconocer que tan vigente está esta tecnología que conocemos como WiFi y, que tan valioso sería establecer con ella estas redes de servicio. La respuesta es negativa totalmente, WiFi, aunque en México no lo creamos, es una tecnología que ya va de salida y en algunos años sólo se empleará para redes de empresas que tengan necesidades de seguridad muy específicas, aunque esto también puede sustituirse por otras herramientas que ya se están desarrollando y en poco tiempo darán soluciones mas eficientes y baratas.

Las nuevas tecnologías

Las sustitución de WiFi para el servicio inalámbrico de internet es ya un hecho. Las grandes corporaciones líderes en el desarrollo de tecnología ya han estado trabajando, desde hace unos años, en el desarrollo de otras alternativas que cubran las nuevas necesidades de velocidad. Candidatos, surgieron muchos, pequeños y grandes desarrolladores pusieron sobre la mesa sus propuestas, pero hoy hay tres grandes propuestas para entrarle al quite realmente a este paso tecnológico: WiMAX, WiGig y WhiteFi. Tantos nombres pueden parecer complicadas, por eso, solo explicaré brevemente la idea de cada una y profundizaré en la que creo es la alternativa con mayores posibilidades en nuestro país.

Uno de los primero candidatos en aparecer en la escena fue WiMAX, que hasta hace varios meses, era la alternativa más sólida, principalmente por que es la que más tiempo tiene puesta sobre la mesa y ha resistido los debates. En un inicio fue apoyada en gran medida por Microsoft pero ahora esta empresa ha diversificado su apoyo, y al igual que Microsoft muchas otras empresas que veían con buenos ojos a esta alternativa están retirando su apoyo para ponerlo en otras alternativas. Uno de sus defectos es que su velocidad máxima no está al nivel de las otras tecnologías, por lo que sus patrocinadores iniciales ya no ven una respuesta a muy largo plazo.

El principal rival de WiMAX, que además causó que los recursos no le llegaran con la misma seguridad y fluidez que en su inicio, es WiGig que cuenta con el soporte claro de empresas como Intel, Nokia, Microsoft, Samsung, Panasonic, LG, Dell y NEC. Pero este apoyo no es injustificado, principalmente se debe a que es una tecnología que ofrece posibilidades sencillas de estandarización, pero lo que a los usuarios les parecerá más atractivo es su velocidad de transmisión que se acerca a 1 GBbps casi 20 veces superior al promedio de servicio en los Estados Unidos con la tecnología WiFi. El WiGig para algunos fabricantes es ya un hecho, es muy probables que los primero proveedores de este servicio estén apareciendo después del primer trimestre de 2010.

Mientras WiGig crece y se perfila como una opción real para sustituir al WiFi, en paralelo se cocina otra tecnología que puede cubrir otras necesidades bajo el mismo principio pero con diferente utilidad práctica y de muy bajo costo. Esta idea se generó bajo el patrocinio de Microsoft y la Universidad de Harvard. Su base está en aprovechar lo que ellos denominan “el apagón analógico” que no es otra cosa que la migración de la televisión a la tecnología digital que implicó que todos los canales mudaran sus frecuencias de transmisión dejando libre la banda UHF que hace algunos años era empleada para la transmisión de televisión abierta. La ocurrencia es genial, el costo de transmisión es prácticamente cero, la cuestión ahora es que los gobiernos legislen y restrinjan esas áreas invisibles para ser usadas con esta nueva tecnología. De llevarse a cabo, estaríamos hablando de la posibilidad de crear un espectro de banda ancha inalámbrica de uso público y de muy bajo costo.

Por su simplicidad, algunos países ya están avanzando en su implementación. Falta por resolver algunos detalles técnicos que eliminen por completo la interferencia de las señales, pero en realidad, dado el avance eso parece un detalle menor. Lo que queda por ver es como utiliza cada país esta tecnología, si deciden por un servicio abierto de transmisión inalámbrica de información o si prefieren restringir su uso para el sector privado. Hoy ya existen las dos propuestas, Estados Unidos pretende utilizar esta tecnología para cubrir todo su territorio y aumentar la velocidad inalámbrica, pero por otro lado España ya subasta las frecuencias a operadores privados liberándolas para su explotación en 2015.

En el sur del continente empiezan los primeros acuerdos entre países para estandarizar tecnologías y migrar a WhiteFi, el ejemplo lo están poniendo Brasil, Argentina y Chile quienes ya están organizándose para esta voltereta tecnológica. En México el destino es incierto, la discusión está en otro lado, mientras los legisladotes intentan gravar con impuestos a las telecomunicaciones las redes inalámbricas envejecen tan rápido como su tecnología.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s